3 de abril de 2011

DAME QUE TE DOY

Escribo estas líneas a poco más de una hora de haber culminado el tan anunciado y publicitado debate presidencial, el último por cierto según las normas y leyes electorales. Paso a realizar un análisis de cada participación, no necesariamente en el orden de importancia o de exposición de ideas:

En primer lugar, el candidato Ollanta Humala evitó en todo momento responder a las interrogantes planteadas por los demás panelistas, en especial por Alejandro Toledo; de esta manera el líder del partido nacionalista demostró su falta de respeto a las opiniones y preguntas vertidas por sus adversarios, y cometió el mismo error que casi le cuesta la elección municipal a Susana Villarán (ignorar las acusaciones de Lourdes Flores). por otro lado estuvo muy concentrado en la lectura de sus apuntes, al extremo de confundir los tiempos en los que debía responder y preguntar. Su discurso y propuestas ya conocidas que en las últimas semanas no guardan ninguna relación con el proyecto estatista de su plan de gobierno.

El ex presidente Alejandro Toledo se pasó la mayor parte de su participación remarcando que su propuesta es la salvadora, que fuera de él, los demás llevarán al Perú al descalabro económico, que él garantiza el desarrollo y el progreso, sin responde los cuestionamientos sobre su labor como presidente del 2001 al 2006. Libró una batalla aparte con la candidata Fujimori, con quien tuvo un enfrentamiento de cifras y datos respecto al terrorismo. Estuvo muy centrado en los ataques al papi de Keiko, a Mr. PPK, al Comandante Humala y al alcalde Castañeda.

La candidata Fujimori estuvo muy centrada en sus propuestas mas no explicó la forma en que las podía llevar a cabo, alabó prácticamente toda la gestión gubernamental de su padre de quien lleva a mucha honra su apellido (según ella). Asumió los "grandes" logros de su padre y justificó ciertas medidas tomadas durante la dictadura de Fujimori-Montesinos en "bien y por el desarrollo del país".

El candidato PPK, estuvo muy bien centrado en las propuestas electorales y la manera en que podría llevarlas a cabo en un eventual gobierno, respondió las acusaciones en forma clara, aunque a veces demasiado pausada, lo que le quitó valioso tiempo para poder desarrollar más sus ideas.

El candidato Castañeda prácticamente improvisó gran parte de su discurso, lo que lo llevó a cometer errores de tiempo y organización de la documentación que tenía para hacer las preguntas, sacó a luz su "excelente" gestión como alcalde de Lima y prometió que haría lo mismo por todo el Perú.

Existieron algunos temas que no se trataron y debieron hacerlo: descentralización, corrupción, desarrollo regional, desarrollo de la Amazonía, Medio Ambiente y Cambio climático,etc,etc.

Finalmente el trabajo del moderador, José María "Chema" Salcedo dejó mucho que desear, en algunos momentos estuvo perdido, se confundía (lo que llevó a la injustificada confusión de algunos candidatos), en fin, esperemos que para el debate de segunda vuelta se escoja a una persona más idónea.

El escenario electoral a una semana de las elecciones generales está listo, con la injusta ley de no emitir resultados de encuestas en esta semana, solamente queda meditar nuestro voto, pensando en el futuro de nuestro querido Perú.