17 de abril de 2011

DOMINGO DE RAMOS, EN AREQUIPA

El día hoy se dan inicio a las celebraciones propias de Semana Santa y como parte de esta semana de reflexión quiero compartir algunos apuntes de diversos autores sobre la manera en que se celebra esta semana. Muy aparte de si somos o no creyentes, lo importante desde este rincón es la difusión y preservación de las tradiciones populares arequipeñas de antaño y tratar de mostrar como año a año se van perdiendo por la alienación asfixiante de la que somos parte. Creo de esta manera apoyar la difusión cultural turística de Arequipa durante esta semana.

Marcada por la influencia que el español trajo a la Ciudad Blanca, la Semana Santa en Arequipa se ha convertido en el momento privilegiado en que la gente renueva la vivencia de su fe desde la Cruz del Señor hasta su resurrección reconciliadora.

El domingo de Ramos es el domingo anterior a la pascua, se denomina así porque en todos los templos se produce la bendición de palmas, ramas de olivo y otras plantas, pero, sobre todo de pequeñas cruces hechas con el cogollo de palma datilera u otros vegetales. Con todos estos objetos bendecidos se sale en procesión conmemorando el ingreso triunfal de Jesús en Jerusalén. Hasta 1970 los religiosos realizaban la misa y bendición con su ornato morado, a partir de 1971 lo hacen con ornamentos rojos. La misa principal siempre fue y es la que se ofrece en la Basílica Catedral, la bendición de ramos está a cargo del arzobispo de la ciudad es muy concurrida y siempre adquiere gran relevancia. Antiguamente la asistencia de las principales autoridades civiles, militares y eclesiásticas de la ciudad era obligatoria.

Hace muchísimos años (hasta los 70s del siglo XX), en este día llegaban los arrieros de varias localidades de la sierra y la costa a la ciudad de Arequipa, destacaban los de Camaná que traían los cogollos de palma datilera y ramos de olivares que servían para la confección de las cruces que se bendecían ese día. Los arrieros procedentes de las zonas andinas venían con sus cargas de hierbas curativas, objetos y otras plantas silvestres "contra los maleficios".

En los pueblos tradicionales de la campiña arequipeña la gente salía, algunas personas todavía lo hacen, al campo o cerros cercanos en busca de "creces" o pequeños brotes de espinas, sábilas, romero u otras plantas para colgarlas detrás de las puertas de sus casas.

En la actualidad, durante este día, las hierbas, sobre todo las sábilas, las expenden en todos los mercados de la ciudad. En cuanto a las cruces de madera o de cogollo de palmera, además de los ramos de olivo y palma, éstos son ofertados por gran cantidad de comerciantes en las puertas de los templos, los más concurridos son los que se ubican en el centro, sobre todo la Catedral.

En Arequipa, existen varias procesiones de ramos, en la mayoría de los casos el sacerdote del templo recorre la iglesia o el atrio del templo bendiciendo las cruces y ramos que la gente porta. En otros sitios el párroco es subido a un jumento para presidir la procesión por el perímetro de la plaza del pueblo. En algunos lugares un niño disfrazado de Cristo representa la entrada triunfal de Jesús. Empero, las procesiones que más sobresalen en Arequipa son las que acontecen en los siguientes sitios:
  • Procesión de Ramos del Monasterio de Santa Catalina
  • Procesión de Ramos del Monasterio de Santa Rosa
  • Procesión del "Señor Triunfante" de Yanahuara
  • Cristo Triunfante de la iglesia del Señor de la Caña
  • Procesión de Ramos en Sabandía y Mollebaya
Por la tarde, el centro de atención la concita la procesión del Señor del Gran Poder y de la Virgen de Las Penas, ambas imágenes son de la Basílica Catedral.

La imagen del Señor del Gran Poder es la réplica de una efigie de la ciudad española de Sevilla, se hizo por encargo del monseñor Leonardo Rodriguez Ballón, el artista que la esculpió, en tamaño natural y de color moreno, fue Valentín Rael Quinto, la imagen fue bendecida en 1955 y la primera vez que salió en procesión fue el Domingo de Ramos de 1958.

La Virgen de las Penas fue traída de España, por el mismo monseñor, es la reproducción de la imagen de Sevilla; salió por primera vez en procesión el Domingo de Ramos de 1965, antes de su salida, a las cinco de la tarde, fue bendecida.

Para mayor información leer los documentos: La Semana Santa de Arequipa, de Lorenzo Tacca y Arequipa sus fiestas y comida típica, de Juan Guillermo Carpio Muñoz.