20 de marzo de 2011

EL HÁBITO NO HACE AL CANDIDATO

Leo con preocupación la manera en que el candidato del Partido Nacionalista, Ollanta Humala, crece en la intención de vota hasta llegar al tercer puesto en la encuesta publicada el día de hoy en El Comercio.

Y estoy preocupado porque estoy totalmente convencido de que un gobierno Nacionalista representaría la crisis económica peruana y la pérdida del sistema democrático como en Venezuela, Cuba, etc., países cuyos "presidentes" son grandes amigos del Comandante Humala.

Para estas elecciones presidenciales el Comandante Humala ha tratado de disfrazar, ante los incautos ojos de la mayor parte del electorado, sus tendencias dictatoriales y de izquierda radical que tanto mal le hacen a la izquierda peruana. Para muestra unos ejemplos:
  • En estas elecciones no se ha visto por ningún lado a su papá y a su santa madre (recordemos lo que decían hace 5 años sobre el Perú, los homosexuales, los corruptos, los chilenos, etc.: "muerte para todos"), el Comandante los ha escondido muy bien para que no hablen y le resten puntos. Pero con esos padres y con la formación familiar que recibió de estas personas intolerantes y xenofóbicas ¿podrá dirigir el destino de un pueblo cuyos límites, precisamente están con Chile?
  • Ha cambiado su típico polo rojo (que más lo acercaba con su posición izquierdista radical real) por el polito blanco, para dar la imagen de buena gente, demócrata y demás sazones que el pueblo le quiera agregar. Un candidato que reniega de su pasado político y cambia de manera hipócrita para quedar bien, como bueno ¿podría serle leal al Perú y cumplir las promesas que viene haciendo?
  • Ha cambiado hasta el nombre de su agrupación política ( el otrora Partido Nacionalista Peruano) que lo identificaba y aún lo identifica con sus propuestas políticas y económicas nacionalistas y estatistas que lo hicieron perder las elecciones pasadas; por la Alianza Gana Perú, que lo hace más moderno, no menciona nacionalizaciones ni estatizaciones (no le hace falta, ya que están en su plan de gobierno), cree que le pueblo es ignorante y olvidadizo (aunque lo de olvidadizo si lo creo, sino vean a García en Palacio y a Keiko Fujimori en segundo lugar). Un candidato que no tiene el mínimo reparo en cambiar de nombre a su agrupación política por cuestiones electorales, por cuestiones de quedar bien, de dar otra imagen ¿podrá mantener una política socio económica viable en el tiempo, o acatará los antojos de sus padrinos extranjeros?
  • Ha dejado en el olvido a su propio hermano (Antauro) y a los soldados que se alzaron en armas bajo sus órdenes, mientras él estaba cómodamente sentado en su oficina en Corea. La familia es sagrada, uno puede estar peleado con sus hermanos, pero cuando hay necesidad uno demuestra realmente su calidad de persona. Un candidato que no muestra el mínimo cariño por su hermano ¿podrá decir que ama al Perú?
  • Ha elaborado un plan de gobierno que recoge lo que se hizo en Venezuela, Bolivia, Cuba, etc. olvidando lo que el amauta José Carlos Mariátegui decía: "El Marxismo no es calco ni copia". Cada país tien sus propias caracteristicas y su propia realidad social, creer y sostener que si las mineras no pagan lo que se les pide (como el caso del gas en Bolivia) se les va a botar es tan absurdo como creer que Perú tiene más petroleo que Venezuela y puede hacer lo mismo que Chávez (que reniega, insulta y ladra contra el "Imperio yanqui" y sin embargo le vende petroleo). Un candidato presidencial ¿puede gobernar un país que cree es como otros, que no toma en cuenta la realidad social del Perú?
Punto aparte merecen los grandes intelectuales de la izquierda peruana, Sinesio López, Alberto Adrianzén, Nicolás Lynch, etc., que han decidio apoyar al Comandante Humala, personalemnte lo considero una decepción que tremendos intelectuales se hayan ido a arrimar a un árbol a punto de caer.

Confio en que el pueblo peruano recapacite en sus intenciones en estas últimas semanas, coincido plenamente en que las cosas tal como están, están mal y creo firmemente en que es urgente un cambio desde la estructura económica hasta la superestrutura social y política de nuesttro país, en eso coincido con el Partido Nacionalista, pero estoy totalmente convencido de que Ollanta Humala no es la persona idonea para esta labor y dudo que si gana las elecciones en el 2016 tengamos elecciones democráticas, para muestra un ejemplo de países que él apoya: Venezuela: Chávez 12 años en el poder, Cuba: Castro 50 años en el poder, Libia: Gadafi: 40 años en el poder, etc., etc. Por el bien del Perú esto no puede suceder.