Buscar este blog

Cargando...

20 de septiembre de 2010

EL ENSAYO. PROPÓSITO Y ESTRUCTURA

 
Hace algunos años cuando ingresé a la Universidad, un buen amigo me dijo que para poder ser un buen sociólogo uno debe saber leer y escribir, obviamente entendí que se refería a saber qué leer y a saber cómo escribir científicamente, que para eso es la formación universitaria.

Cuando yo quise hacer lo mismo, ingresé al aula de los estudiantes de sociología que recién habían ingresado, los cachimbos, y a parte de darles la bienvenida a este nuevo mundo académico, les repetí lo mismo que me dijeron cuando era estudiante, "tienen que aprender a leer y a escribir", inmediatamente después varios estudiantes se me acercaron y me increparon: "¿Acaso crees que somos ignorantes?"; ante esta respuesta repliqué Seguramente si saben, pero no sociológicamente, ni científicamente, a lo que se quedaron callados.

Luego de este exordio, creo conveniente mencionar la más reciente publicación de Willard Díaz: "El Ensayo, propósito y estructura", en el cual se desarrollan los aspectos conceptuales más importantes sobre este texto breve  y tan importante en el ámbito académico. Con especial sencillez, Díaz explica los tipos de ensayos y los ilustra con ejemplos de grandes ensayistas nacionales e internacionales.

A continuación los dejo con algunas apreciaciones del autor:
"Casi todo académico, líder, docente o periodista siente alguna vez la necesidad de proponer una solución, denunciar alguna norma perniciosa, sostener sus tesis por escrito. El género literiario que mejor se presta para ello es el ensayo. Desde que Miguel de Montaigne lo inventó en el siglo XVI, hasta la fecha se han escrito y publicado miles de páginas de opinión, de argumentación y arenga. Y sin embargo, hay muy pocos textos en español que nos enseñen sobre la naturaleza del ensayo, sobre su estructura, sus valores formales, sobre las clases de ensayos y sus problemas técnicos. Este manual trata de cubrir ese vacío.

Expuesta en términos sencillos, la teoría del ensayo va acompañada aquí de consejos prácticos para el escritor, a los que complementan excelentes ejemplos de notables ensayistas, entre ellos Rodó, Borges, Mariátegui, Asturias, Poniatowska, Arguedas y Vargas Llosa".

Parte importante de nuestra profesión y de nuestro interés académico es el intercambio de nuestras ideas y la difusión de las mismas, para de esta manera corroborar nuestros postulados, creo que con este libro se podrá por lo menos plasmar en el papel nuestras ideas.

Willar Díaz (2010): El Ensayo. Propósito y estructura.